Las relaciones internacionales son muy inestables, especialmente cuando Estados Unidos trata con un país de oriente. En este caso, el presidente electo Donald Trump al parecer ha conversado este viernes con Tsai Ing Wen, la presidenta de Taiwán.

¿Qué habrán hablado y que consecuencias tendrá?

Esta acción realizada por Trump es una acción que supone una ruptura con respecto a la política americana en Asia, así como también es una ruptura del protocolo diplomático. The Washington Post ha publicado que Hope Hicks, portavoz de Trump, ha sido la que ha informado de que el futuro presidente ha llamado por teléfono a Tsai.

Es el primer contacto que se realiza entre un presidente estadounidense y un presidente taiwanés desde que en 1979 los Estados Unidos rompieran sus relaciones displomáticas con la isla. Esto ha provocado la furia de China, quien considera Taiwán como una de sus provincias, y esto ha provocado que aumente la tensión que hay entre Pekín y Washington.

La polémica llamada de Trump a la presidenta de Taiwán

“Una China”, así es como se conoce la política diplomática que Estados Unidos ha seguido desde 1972, bajo el mandato de Richard Nixon. Pero en 1978, bajo el mandado de Jimmy Carter, se reconoció a Pekín, y así a China, como la interlocutora de la isla a la hora de realizar algunas negociaciones.

A pesar que desde Estados Unidos y desde China ya se ha puesto el grito en el cielo, desde Taiwán todavía no se ha dado confirmación de que se haya producido la susodicha conversación, por lo que todo podría acabar siendo un mero rumor. No obstante, para echar más leña al fuego, a través de su cuenta Twitter Trump si que asegura que ha mantenido una conversación para hablar con la presidenta de Taiwán, pero que simplemente ha sido a modo de felicitación y en ningún momento han mantenido ninguna conversación “de negociación”.

Dejar respuesta