Halloween es una fecha en la que los más pequeños pasan de tener miedo a esas terribles criaturas nocturnas que acechan bajo su cama y aparecen en sus peores pesadillas a convertirse en ellas. Una oportunidad de que los más pequeños pierdan el miedo mientras disfrutan disfrazándose de su monstruo favorito.

Perdiendo el miedo mientras pintan a sus monstruos de Halloween preferidos

Que a un niño le encante un monstruo no significa que no le tenga miedo. Y se le puede ayudar a perderlo con dibujos de Halloween para colorear. Cientos y cientos de dibujos en los que los monstruos más terroríficos del mundo no lo parecen.

Un hombre lobo disfrutando de una tranquila estancia con su familia, un conde Drácula bailando al son de un concierto de Jazz ofrecido por unos esqueletos o, ¿por qué no un Jason que tenga un aspecto mucho más cómico? Claro que no hay que olvidar los clásicos elementos de estas fiestas como los murciélagos y las calabazas que se colocan en las ventanas. Pintando los dibujos de Halloween, un niño puede hacer un fantástico elemento decorativo para la ventana de la casa para unas fechas tan señaladas.

Los personajes de sus películas favoritos en papel

El mundo de los dibujos animados se ha encargado de convertir a los seres más terroríficos del cine en personajes cómicos. ¿Quién no recuerda al carismático y simpático Jack Skelleton? ¿O la bella y amble Mavis de Hotel Transilvania? Sin olvidar a otros tan importantes como el conde Pátula, Calavera de las Macabras aventuras de Billy Mandy o los amigables monstruos de la película Monstruos S.A de Pixar.

Todos estos personajes y muchos más son los mejores amigos de los más pequeños a la hora de colorear. Gracias a estos dibujos pueden revivir muchos momentos de las diferentes películas en las que aparecen estos personajes.

Fortaleciendo su memoria con los dibujos para colorear de Halloween

Algunos dibujos sirven para estimular la concentración de los más pequeños. Pero los dibujos de Halloween ayudan, especialmente, a mejorar su capacidad de memoria.

Pintando a sus personajes favoritos, los más pequeños recuerdan la apariencia de estos mientras van coloreando las diferentes partes que compone un dibujo de Halloween, lo que fortalece su memoria a largo plazo. Una forma divertida de entretenerse mientras se potencia su capacidad de memorización.

Compartir
Artículo anteriorDibujos de Pocoyó
Artículo siguienteDibujos Lucky Luke

Dejar respuesta