Durante su crecimiento, los niños no cuentan aún con un sistema inmunológico fuerte, y es responsabilidad de los padres el preocuparse porque sus hijos estén sanos y puedan crecer fuertes.

Estas claves te ayudarán

Pero, para conseguirlo hay que tener una serie de hábitos tanto en niños como en adultos, que fortalezcan su sistema inmunológico y garanticen que el pequeño va a crecer fuerte y sano:

6 claves para mantener las defensas de los niños altas

  1. Dale leche materna: Varios estudios han demostrado que la leche materna es una protección fantástica para los más pequeños. Durante su etapa de lactante, es mejor si la madre le da leche materna, ya que esta contiene bifidus que ayudan a fortalecer las defensas del niño. A partir de los 4 meses es recomendable empezar a compaginar esta leche con otros alimentos, recomendados siempre con un pediatra.
  2. Empezar a imponerle buenos hábitos alimenticios: Quizás sea la parte más importante durante la etapa de crecimiento de un niño. Desde pequeños hay que acostumbrarlos a comer de todo y que dejen de lado productos como la bollería industrial o los lugares de comida rápida, que son perjudiciales para su salud. Deben tomar productos sanos, y acostumbrarlos a una dieta saludable; desayunar cereales por las mañanas, para el almuerzo un bocadillo vegetal o una pieza de fruta, una comida fuerte cargada de calorías, algo ligero para la merienda como una bebida Actimel, con el que además podrá divertirse intentando conseguir toda la familia Actimel para tener unos guardianes poderosos contra los agentes maliciosos que penetran en su cuerpo.
  3. Menos tiempo en casa, más tiempo al aire libre: La televisión, más conocida como la caja tonta, es muy mala para los niños. Si se quiere que un niño tenga unas defensas fuertes, este tiene que pasar mucho tiempo al aire libre. ¿El motivo? Al estar al descubierto, durante su etapa de crecimiento, su cuerpo se acostumbra a identificar los agentes externos que hay en el ambiente, luchando contra los malignos y permitiendo la entrada a los sanos.
  4. Hay que hacer ejercicio diario: Es típico que los niños cuando son muy pequeños hagan mucho ejercicio, porque corren de un lado a otro. Pero según van creciendo, van perdiendo la costumbre. Por eso hay que acostumbrarles a hacer alguna actividad deportiva, para que encuentren algo que les guste y no solo les sirva como entretenimiento, sino también como una herramienta para fortalecer sus defensas.
  5. Cuidado con las presiones: Se ha demostrado que los niños que están sometidos a mucho estrés en el futuro son más propensos a sufrir algún problema con su sistema inmunológico. Forzarlos demasiado a estudiar, que no tengan una situación estable en casa… todos estos elementos van provocando en el niño una situación de fuerte estrés que se irá agravando con los años.
  6. Mantener su peso estable: La obesidad no siempre es provocada por comer productos catalogados como “comida basura”. Muchos niños nacen ya con un poco de exceso de peso por tener los huesos más grandes o más cantidad de agua en el organismo. Hay que mantener su peso estable, como máximo de 10 kilogramos más.
Compartir
Artículo anteriorDibujos de los Looney Tunes
Artículo siguienteDibujos de Kiriku

Dejar respuesta