No son pocos los deportistas que están en el mundo de mira de Hacienda porque evaden impuestos. Leo Messi si que fue al juzgado pero pudo librarse de entrar en prisión. No obstante, tras el jugador barcelonés, las miras ahora están puestas en jugadores del Real Madrid, entre los que se encuentran Cristiano Ronaldo o Xavi Alonso.

La FAPE no aprueba la prohibición

El caso de Cristiano Ronaldo fue muy sonado, y no se tardó mucho en que un juez de Madrid, en este caso Arturo Zamarriego, impusiera una prohibición de realizar publicaciones referidas a este tema con el futbolista, así como prohibir cualquier información sobre Football Leaks.

Con esto, la Federación de Asociaciones de Periodistas de España (FAPE), se ha hecho eco de está prohibición que creen que es un ataque a la libertad de prensa con pocos precedentes en la historia democrática. Así es como lo han expresado en un comunicado, donde han atacado la decisión del juez de paralizar toda aquella información que provenga de la European Investigative Collaborations (EIC), en la que se especifica que muchos futbolistas famosos han utilizado diferentes sociedades para evadir sumas millonarias en impuestos al fisco.

Gran ataque de la FAPE a la decisión del juez de Madrid por su prohibición de difundir noticias sobre Footbal Leaks

Esta medida cautelar, según la FAPE, incumple el artículo 20 de la Constitución que reconoce y protege el derecho “a comunicar o recibir libremente información veras por cualquier medio de difusión” y que “no puede restringirse mediante ningún tipo de censura previa”. No obstante, esto no parece preocupar al juez, ya que por ejemplo a Padre G. Cuartango, director del diario El Mundo, ha amenazado con que le puede condenar hasta 5 años de cárcel en el caso de seguir distribuyendo este tipo de información en su diario.

No obstante, la FAPE recuerda en su comunicado al juez que la información que han recibido es de una de las fuentes más solventes de Europa, la EIC, y ellos no han prohibido en ningún momento su difusión, por lo que está prohibición rozaría casi lo absurdo y sería un ejemplo más de como los poderosos no quieren que se conozcan sus trapos sucios.

Dejar respuesta