Por más que el ser humano lo intente evitar, lo viejo siempre llama más que lo nuevo. Además, siempre se ha dicho “lo antiguo siempre funciona mejor”. Y esto, quizás se haya demostrado con el regreso de los tocadiscos al mercado.

Un regreso que nadie se esperaba

Nadie podría haber adivinado que algún día se podría volver a ver en los escaparates de las tiendas tocadiscos retro lauson o de otra marca, salvo que esta fuera una tienda de antigüedades.

Pero, en la actualidad, puedes ir a cualquier gran comercio especializado y te toparás de lleno con varios modelos de tocadiscos. Algunos han respetado por completo el diseño clásico de este aparato, y otros cuentan con funciones modernas como la conexión por USB o la capacidad de memorizar canciones para su posterior reproducción.

Muchos siguen preguntándose, ¿qué tan bueno puede resultar ser un disco de vinilo frente a algo como el CD? Cierto es que tiene sus ventajas, pero un disco de vinilo puede registrar toda la información sonora del acontecimiento musical, con todos sus armónicos. Además, de exceder la repuesta de frecuencia que tiene un CD, lo que permite reproducir frecuencias que a nuestros oídos no se pueden escuchar.

Además, el roce de la aguja provocado por el desplazamiento del aparato produce un componente armónico que hace que el sonido se pueda captar con mayor calidez, sumado a un sistema de reproducción analógico que, aunque no lo parezca, aumenta la calidad del sonido.

Por supuesto, uno no puede olvidar como los diseños de las portadas de los discos de vinilo siempre estaban mejor diseñadas y trabajadas que la de los discos de música o las carcasas de las cintas de casette, lo que hace que al tenerlos en la estantería no solo luzcan fantásticos, sino que es algo de lo que uno puede enorgullecerse de mostrar a sus amigos.

Dejar respuesta